APERTURA DE CUENTAS BANCARIAS OFFSHORE

Intentar ahorrar impuestos, facilitar el intercambio comercial o proteger su patrimonio son usos razonables y lícitos de los instrumentos offshore. La utilización de Centros Offshore, Paraísos Fiscales o Zonas Libres exentas de impuestos, son métodos tradicionales de la competencia internacional de los negocios.


Todos los países desarrollados conviven, desarrollan o toleran Centros de Servicios Offshore que poseen sistemas tributarios más favorables, como lo es la tributación territorial o la baja tributación local, estableciendo exenciones a las rentas extranjeras, siendo estos un reflejo diario de la globalización económica, siendo estos centros offshore un abrigo o puerto seguro de inversiones, como parte importante de la economía mundial y del sistema financiero internacional.


Las principales razones para buscar estas Jurisdicciones Offshore son:
1. Desarrollar una mejor gestión de las operaciones comerciales
2. Rentabilizar operaciones que tradicionalmente ofrecen escasos márgenes
3. Generar un ahorro imprevisto
4. Crear un fondo de emergencia protegido
5. Garantizar la confidencialidad y la protección del patrimonio
6. Evitar el riesgo a las variaciones cambiarias
7. Facilitar el comercio, a pesar de la existencia de ciertas restricciones locales o internacionales
8. Diversificar el riesgo país y controlar los riesgos que ello implica


Para ello, en estas Jurisdicciones se ofrecen diversas estructuras, tales como Fondos de Inversión Offshore, Aseguradoras Cautivas, Fideicomisos, Sociedades o Corporaciones Anónimas, las Compañías Internacionales de Negocios, también conocidas como IBC’s, Sociedades de Responsabilidad Limitada (LLC o LLP), entre otras.


Una Cuenta Bancaria Offshore es una cuenta bancaria que es abierta o aperturada en un país distinto al país de origen o residencia del aperturante o depositario, en un banco domiciliado en un territorio que exonera de impuestos a los fondos provenientes cuya fuente sea totalmente extranjera.